Endodoncia

Es un tratamiento que se realiza de forma frecuente en la medicina odontológica, éste término deriva del prefijo “endo” que quiere decir dentro y del sufijo “doncia” que deriva del idioma latín y significa diente. Este procedimiento consiste en extraer la pulpa del diente, la cual es un tejido que se localiza dentro del mismo, luego de esto la cavidad pulpar es rellenada y sellada con un material especial para ello, el profesional especializado en realizar estos procedimientos son llamados como endodoncistas.

Mediante el tratamiento de endodoncia se elimina la pulpa afectada por la caries y que produce los dolores; es lo que comúnmente se llama desvitalizar el diente o matar el nervio.

¿Qué tipos de endodoncias hay?

Los dientes pueden tener desde una a varias raíces y en cada raíz hay un nervio. Cuando se realiza una endodoncia en un diente hay que eliminar dos los nervios. Por eso los tipos de endodoncia que se pueden realizar son:

Endodoncias multirradiculares: las que se realizan en los dientes que tienen más de una raíz.

Endodoncias unirradiculares: las que se realizan en los dientes que tienen una sola raíz.

Indicado

  • Reversible: cuando se puede todavía volver a la normalidad, es decir, se han retirado los factores infecciosos se considera una afección pulpar reversible o pulpitis reversible.
  • Irreversible: cuando la pulpa no puede volver a la normalidad, continúa inflamada y no puede recuperarse se llama pulpitis irreversible.
  • Necrosis: el peor de los casos es la muerte del nervio o necrosis pulpar.

Beneficios

  • Salud: Es un tratamiento necesario para salvar el diente una vez ha sido afectado el nervio. En el caso de no llevarse a cabo se puede producir la pérdida ósea.
  • Acaba con el dolor de la inflamación del nervio o tejido pulpar
  • Evita futuras infecciones gracias a la acepción de los conductos

Los pasos que se realizan cuando se hace una endodoncia son:

DIAGNÓSTICO Y PRUEBAS RADIOLÓGICAS
En este proceso de diagnóstico se realiza una anamnesis o preguntas guiadas por el endodoncista, durante las cuales el paciente informa de cómo es el dolor qué siente, dónde se localiza, con qué intensidad lo nota, si puede calmarse aplicando frío. Luego se realizan radiografías para verificar el estado del diente y para ver cómo es su anatomía (longitud de las raíces, estado de las misma, ect).

ANESTESIA
La endodoncia se hace con anestesia local. Por ello no es un tratamiento doloroso en sí mismo. La anestesia utilizada en este tipo de intervención es local, afectando solo al diente a tratar y a la zona de alrededor.

APERTURA Y AISLAMIENTO
Seguido se realiza un orificio en la corona del diente mediante el cual se accede a la pulpa para su extracción y se aísla el diente a tratar del resto.

INSTRUMENTACIÓN O CONDUCTOMETRÍA
En este procedimiento se realiza la limpieza de los conductos radiculares.

OBTURACIÓN
Se realiza el sellado del diente, a través del cual se cierran los conductos que se han limpiado, dejando la pieza plenamente insensibilizada. Normalmente una endodoncia se hace en una hora aproximadamente y se suele esperar unos días para hacer la reconstrucción: empaste, perno, corona o incrustación.

CONTROL
Luego del Tratamiento se realiza una posterior radiografía y observación por parte de nuestros dentista para verificar la efectividad de la intervención. Generalmente se realiza un seguimiento durante unas semanas o meses.